Buscar
  • Renato Sáenz

Ave Fénix

Llueve sin parar, varios días ya. Pero la lluvia no viene sola, trae consigo calma, paz y un sentimiento de agradable impotencia, una pérdida de control, momentos de reflexión, interiorización y gozo del silencio que viene acompañado de profundo trance. Ese ruido constante silenciador de los pensamientos, aunque sea por un momento.


Hay quienes decimos en ocasiones: ¡no me gusta la lluvia, que pereza! Vaya actitud insolente y prepotencia humana. ¿Qué podemos hacer ante el clima? Mas que recibirlo con aceptación.


Todo se está poniendo verde en el patio. El árbol de pomelo está creciendo, despacio y fuerte. Lo habíamos dado por muerto, pero resucitó, cómo el Ave Fénix, al igual que Socorrito que estuvo prácticamente muerta cuando tenía apenas unos meses de existencia, y ahora es una gata preciosa que se quiere comer el mundo con su belleza y exotismo.


Y así, las cosas que a veces damos por muertas son las que mas vida tienen. Son monstruos potenciales que esconden en sus raíces un universo de energía. En nuestra cultura estamos acostumbrados a desechar rápidamente las cosas, en vez de darles una segunda oportunidad. Nos hemos enseñado a nosotros mismos que todo es desechable e inagotable, y así, no apreciamos realmente nada (oportunidades, bendiciones, etc) de lo que tenemos en nuestras manos. Al no agradecer no podemos disfrutar ni entender nada, ni abrirnos para recibir más.


Anotación al post original (un par de días después)

Justo después de terminar de escribir ésta entrada al blog me percaté de que un grupo enorme de hormigas había comido el 100% de las hojas del árbol de pomelo, poniendo así a prueba una vez más al "Pomelo Fénix". Por suerte y por fortuna el fin de semana sirvió para ir a la ferretería y adquirir un producto especial para proteger árboles (y de paso adquirir un nuevo arbolito de aguacate Hass). Adicionalmente un señor amigo de mi madre me regaló un pequeño árbol de limón mandarina el cual sembré también. Ahora tengo 3 hermosos árboles nuevos que dan frutos, es sólo estar pendiente de que las glotonas hormigas no hagan de las suyitas.





50 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo